Registros diagnósticos

Las pruebas complementarias para tu diagnóstico...

Los registros diagnósticos son un complemento necesario para poder
completar el diagnóstico del caso, para realizar un seguimiento de la
evolución del tratamiento y para valorar la situación final del paciente
una vez concluido el tratamiento y establecer una fase de retención
de los cambios obtenidos con el tratamiento.

El diagnóstico es el procedimiento más importante previo a cualquier tipo de tratamiento médico, odontológico u ortodóncico. Mediante el diagnóstico el doctor podrá identificar y cuantificar cualquier tipo de alteración ortodóncica. 

Los registros diagnósticos son un complemento necesario para la exploración clínica del paciente, es decir, para poder realizar un completo diagnóstico del caso. Aunque el doctor pueda orientarte sobre la planificación del tratamiento antes de finalizar el estudio de tu caso, la planificación terapéutica definitiva es realizada por el doctor sin la presencia física del paciente; los registros diagnósticos permiten realizar mediciones y observaciones y planificar el tratamiento sin la necesidad de que el paciente esté presente durante un largo período de tiempo en la consulta. 







Además, algunos de estos registros diagnósticos también son utilizados durante el tratamiento y no solo para la realización del diagnóstico y estudio del caso inicialmente. Así, el doctor utilizará estos registros diagnósticos para comprobar el progreso individual del tratamiento de cada paciente, pudiendo comparar la situación inicial del paciente con cada una de las fases del tratamiento y valorar así el correcto progreso del tratamiento. 

Mientras se está en fase de tratamiento también pueden requerirse registros diagnósticos adicionales para controlar el progreso del tratamiento. Igualmente, cuando se cambia de fase de tratamiento (por ejemplo, de fase de pretratamiento interceptivo a fase de tratamiento activo con brackets) también puede ser necesario realizar algunos registros diagnósticos intermedios para valorar los cambios obtenidos y ajustar el plan de tratamiento. 

Al finalizar el tratamiento y retirar la aparatología, el doctor puede necesitar nuevos registros diagnósticos. Estos nuevos registros diagnósticos se emplearán para planificar el programa de retención, controlar las caries de los dientes y determinar la posición de sus muelas del juicio. De esta forma, se puede determinar qué cambios podrían ocurrir en el futuro debido al crecimiento o al movimiento de los dientes, instaurando el programa de retención más adecuado para cada caso.