Pretratamiento interceptivo

Ponle freno al desarrollo de la alteración...

El pretratamiento interceptivo actúa sobre una alteración en desarrollo,
de modo que frena su evolución para evitar su total formación y
manifestación a nivel de los huesos y dientes. Así, se consigue que el
posible tratamiento de ortodoncia posterior sea más fácil y rápido,
ya que la alteración no logra desarrollarse en su totalidad.

Rehabilitación de hábitos nocivos


Cuando ciertos hábitos nocivos (respiración bucal, deglución atípica, chupeteo del pulgar, uso del chupete…) ya se han desarrollado es necesario proceder a la rehabilitación de dichos hábitos para volver a una situación de normalidad.





Esta rehabilitación de hábitos suele realizarse mediante ejercicios que el paciente debe realizar en casa y que son supervisados por el ortodoncista. En algunas ocasiones pueden necesitarse algunas ayudas adicionales, como la colaboración de otros especialistas (logopeda, otorrinolaringólogo, psicólogo...).
  • Logopeda: Es el profesional más indicado para la rehabilitación de ciertos hábitos. No solo se encarga de solucionar problemas de pronunciación, sino que puede utilizar terapias y ejercicios para eliminar hábitos nocivos.
  • Otorrinolaringólogo: La respiración bucal (respiración habitual por la boca, en lugar de por la nariz) puede deberse a una obstrucción de las vías respiratorias (amígdalas, vegetaciones, pólipos…). Es este especialista el que tiene que valorar la eliminación de esos obstáculos que impiden la correcta respiración nasal del niño.
  • Psicólogo: Algunos hábitos, como por ejemplo la succión del dedo pulgar, pueden tener un cierto componente psicológico. Es en estos casos cuando puede necesitarse la colaboración del psicólogo para solucionarlo.
Para ayudar a la rehabilitación de ciertos hábitos puede recurrirse a cierta aparatología interceptiva, la cual complementa a los ejercicios de rehabilitación y además impide la realización del hábito nocivo.

Aparatología interceptiva