Pretratamiento ortopédico

Cuando el problema está en los huesos...

El pretratamiento ortopédico se realiza cuando los huesos maxilares
están creciendo de forma inadecuada, bien sea por un mayor o menor
tamaño del que les corresponde o porque adopten una posición alterada.
Con la ortopedia dentomaxilar puede cambiarse el desarrollo de las
estructuras óseas faciales.

Problemas óseos transversales


Son alteraciones óseas que cursan con compresiones (tamaño menor) o dilataciones (tamaño mayor) del maxilar superior o de la mandíbula en sentido transversal, es decir, en anchura. Además, en este grupo también se encuentran las desviaciones mandibulares hacia la izquierda o hacia la derecha.

Maxilar superior comprimido (paladar estrecho)
Desviación mandibular



Maxilar superior comprimido (paladar estrecho)

Ciertos hábitos nocivos (respiración bucal, deglución alterada, posición anómala de la lengua, uso prolongado del chupete, succión del dedo pulgar…) pueden provocar una estrechez del paladar, lo cual puede ser la causa de huesos maxilares pequeños, mordidas cruzadas o desviaciones mandibulares. La solución pasa por utilizar una aparatología específica para lograr un paladar más ancho, de modo que se permite solucionar los otros problemas asociados (mordida cruzada, desviación mandibular…).

Hay que diferenciar aquellas situaciones en las que realmente existe un maxilar superior estrecho (con una alteración localizada en la zona ósea), de aquellos casos en los que únicamente es la arcada dentaria la que es estrecha. El tratamiento es diferente para cada situación, ya que en la primera se requiere una expansión del hueso maxilar superior, mientras que en la segunda solo se necesita una expansión de la arcada dentaria sin afectar a la zona ósea.

Volver al menú superior



Desviación mandibular

La desviación mandibular (mandíbula desviada hacia la izquierda o derecha) puede deberse a un paladar estrecho, lo cual obliga al paciente a mover la mandíbula hacia uno u otro lado para lograr el engranaje dentario. Además de las repercusiones estéticas, también suelen encontrarse mordidas cruzadas. En estos casos, la solución pasa por lograr un paladar más ancho con una aparatología diseñada a tal fin.

En otros casos la desviación mandibular puede deberse a un crecimiento asimétrico de los huesos maxilares, con lo cual habrá que estimular el crecimiento del hueso alterado en el sentido contrario a la desviación.