Tratamientos complementarios

La ayuda a la ortodoncia para una sonrisa impecable...

Para conseguir una sonrisa radiante con tu tratamiento de
ortodoncia existen multitud de tratamientos adicionales que,
a veces necesarios y otras opcionales, podrán ayudarte a
conseguir y mantener tu objetivo... una sonrisa radiante.

Reducción interproximal


Este procedimiento, también llamado stripping, consiste en una disminución mínima y casi inapreciable de la anchura de algunos dientes. Se trata de un procedimiento no doloroso (no necesita anestesia), ya que únicamente se talla superficialmente la capa de esmalte del diente (esta capa del diente, la más externa, es insensible porque no tiene fibras nerviosas).

En algunos pacientes ciertos dientes no tienen el mismo tamaño en el lado derecho y en el izquierdo, de modo que para dar total simetría a los dientes de cada lado y lograr una correcta oclusión (engranaje de los dientes superiores con los inferiores) durante el tratamiento ortodóncico puede recurrirse a la reducción de la anchura de algunos dientes. Esto mismo también puede realizarse cuando por pequeños defectos anatómicos la proporción entre los dientes superiores y los inferiores no es la correcta.

Los llamados "triángulos negros” son pequeños espacios oscuros y de forma triangular que aparecen entre dos dientes a pesar de que dichos dientes están en contacto; como los dientes ya están en contacto, el antiestético espacio no puede cerrarse más. Este defecto estético puede deberse a una forma excesivamente triangular de los dientes (los cuales no tienen una forma general cuadrangular sino triangular) o a una pérdida de la papila interdental que rellena en una situación normal dicho espacio. La reducción interproximal elimina el punto de contacto entre los dientes en la zona del "triángulo negro” y puede contribuir a mejorar dicha situación, dotando a los dientes de una morfología más cuadrangular (con sus bordes derecho e izquierdo más paralelos), de modo que el "triángulo negro” desaparece o se reduce una vez cerrado el espacio generado por la reducción interproximal.

Otra de las causas por las que se recurre a la reducción interproximal es para lograr dientes ligeramente más pequeños y lograr más espacio en las arcadas para que, con el tratamiento ortodóncico, puedan disponerse todos los dientes perfectamente alineados. En muchas ocasiones este sencillo procedimiento evita la necesidad de extracciones dentales terapéuticas para poder acomodar perfectamente alineada toda la dentición.